sábado, 2 de mayo de 2015

La llegada de Hitler al poder de Alemania en 1933 fue el punto de partida del denominado "Tercer Reich" o "Großdeutsches Reich" (El Gran Reich alemán), un imperio que tal como anunciaba la propaganda nazi de la época, debería durar mil años. Un inmenso imperio germano que según Hitler contaría con una capital por encima de otras grandes ciudades europeas como Londres, Roma o Paris. Para ello, ideó un proyecto de renovación de Berlín, reconstruyendo casi por entero la ciudad y dotándola de colosales edificios que asombrarían al mundo, esta nueva capital se llamaría Welthauptstadt Germania (Capital Mundial Germania).

Welthauptstadt Germania, Capital Mundial GermaniaDoce años después, en 1945, la derrota de la Alemania Nazi en la Segunda Guerra Mundial supuso el fin del sueño de Hitler del Reich de los mil años y de su nueva capital Germania, aunque no por completo, ya que entre 1934 y 1943 se llegó a construir parte del proyecto. Algunos de estos edificios siguen existiendo en la actualidad y se pueden visitar, otros que no llegaron a construirse o fueron destruidos hubieran estado incluso hoy en día entre los edificios más grandes del mundo.

El término Welthauptstadt Germania se le atribuye a Albert Speer, arquitecto alemán y Ministro de Guerra del Tercer Reich. Tras la guerra, Speer fue condenado a 20 años de prisión, donde escribió sus memorias que se publicaron en 1966 y menciona el proyecto. En todo caso hay registros de que el mismo Hitler ya utilizó el término Germania como nombre para la renovada capital en junio de 1942 e incluso unos meses antes, en la conocida Guarida del Lobo (Wolfsschanze), Hitler mantuvo conversaciones acerca de la futura Welthauptstadt, "Berlín como Capital Mundial solo será comparable al Antiguo Egipto, Babilonia o Roma" según sus palabras.

Para Hitler, Berlín en los años 30 era una ciudad decadente e indigna como capital del gran Imperio que tenía en mente. Necesitaba una nueva capital por la que los pueblos germánicos se sintieran identificados y unidos, para ello, encargó al primer arquitecto del Tercer Reich, Albert Speer (que además tenía la misma visión que él), que diseñara un nuevo centro urbano para Berlín. Speer diseñó la mayor parte de los planes de construcción quedando como supervisor del proyecto.

Lo primero que se construyó fue el Estadio Olímpico de Berlín que albergó los Juegos Olímpicos de 1936, un estadio que serviría para mostrar al mundo el ascenso del gobierno nazi. Ha sido restaurado en dos ocasiones (1974 y 2006) y es actualmente el mayor estadio del país, con espacio para 76.000 espectadores (en 1936 tenía un aforo de 115.000).

En realidad la ambición nazi era mucho mayor ya que estaba planeada la construcción de un estadio en Núremberg (Deutsches Stadion) inspirado en el Coliseo de Roma, con unas dimensiones colosales: más de un kilómetro de largo y 700 metros de ancho, capaz de albergar en sus gradas de hasta 100 metros de altura a un total de 400.000 espectadores. Cuando Speer le comentó a Hitler el enorme coste que supondría una obra de esas características, éste simplemente le replicó que costaría menos que dos acorazados de la clase Bismarck.

El 9 de septiembre de 1937 Adolf Hitler puso la primera piedra de este Deutsches Stadion para inaugurar su construcción, sin embargo solo se excavaron los cimientos y el proyecto fue abandonado debido al estallido de la guerra. De haberse llegado a construir hubiera sido el mayor estadio del mundo por un margen considerable.

En enero de 1938 Adolf Hitler asignó a Albert Speer la construcción de una nueva Cancillería del Reich (Reichskanzlei) que contaría con una inmensa galería que sería dos veces mayor que el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles. Hitler solicitó que el proyecto se terminara en menos de un año indicándole a Speer que tenía un cheque en blanco para su construcción, el coste era irrelevante.

Speer empleó a 4.000 trabajadores por turnos, finalizando el proyecto en el plazo previsto con un coste de 90 millones de marcos alemanes de la época (más de mil millones de dólares actuales). Además de la amplia galería de 150 metros de largo y numerosas habitaciones ricamente decoradas, la nueva Cancillería tenía una oficina de 400 metros cuadrados para Hitler con una gran mesa de marmol en el centro. En el subsuelo de la Cancillería se construyó el Führerbunker.

Esta segunda cancillería fue gravemente dañada durante la batalla de Berlín en abril de 1945 y tras la Segunda Guerra Mundial fue finalmente destruida por el ejercito soviético. Hitler también tenía proyectado construir una tercera Cancillería aún mayor, aunque el proyecto nunca se inició.

El proyecto de Germania requería que se reorganizase la antigua Berlín, haciendo en algunos casos un nuevo trazado de las calles. La ciudad se levantaría en torno a un inmenso boulevard central de 5 kilómetros de largo denominado Prachtallee (Avenida del Esplendor). Partiendo desde la Puerta de Brandenburgo y con 120 metros de ancho, se iba a construir en el lugar de la antigua Avenida de la Victoria (Siegesallee) y atravesaría gran parte de la ciudad a través del Tiergarten, llegando hasta el Aeropuerto de Tempelhof.

Prachtallee GermaniaSe trataba de un nuevo eje Norte-Sur de la ciudad que se podía cerrar al tráfico y utilizarse para desfiles de tropas, los vehículos civiles serían desviados a una autopista subterránea que pasaba justo debajo de la nueva avenida. En 1938 Albert Speer hizo trasladar la antigua Siegesallee a otra parte del Tiergarten como preparativo para comenzar a construir la nueva Prachtallee, nunca se llegaron a comenzar las obras sobre tierra sin embargo sí se llegó a construir parte del túnel y aún hoy existe.

Como parte de este proyecto se planeaba construir también dos nuevas líneas de ferrocarril que mejorarían el transporte de la nueva Welthauptstadt Germania. Esto afectaba a una de las estaciones más importantes de la ciudad, la Berlin Anhalter Bahnhof, que quedaba fuera del nuevo trazado. Al llegar la guerra los planes quedaron obsoletos y no se llegó a construir nada. La antigua estación Berlín Anhalter Bahnhof siguió en funcionamiento, sin embargo no duró mucho tiempo, fue gravemente dañada durante la Guerra y se acabó cerrando en 1952 cuando se reorganizaron las líneas ferroviarias de Berlín.

La construcción más espectacular y representativa de este proyecto de la ciudad de Germania era probablemente el denominado Große Halle (Gran Hall) o Volkshalle (Pabellón del pueblo), un colosal edificio construido en granito y mármol que imitaría el estilo del Panteón de Roma y el Capitolio de Estados Unidos aunque con un tamaño mucho mayor, con 250 metros de diámetro en su base y una cúpula que alcanzaría los 290 metros de altura, convirtiéndose de haberse construido no solo en la cúpula más grande del mundo, incluso hoy en día seguiría siendo el mayor espacio cerrado del mundo. Una estructura que disponía de una tribuna desde donde Hitler podía dar sus discursos ante un posible aforo de 180.000 personas.

Este Große Halle presidiría la Großer Platz (Gran Plaza), una especie de foro abierto con una superficie de 350.000 metros cuadrados ubicado en Königsplatz (actual Platz der Republik) que estaría además rodeada de otros colosales edificios representativos del régimen nazi que serían construidos: como el Palacio del Führer (que se situaría en la antigua Ópera Kroll); el Reichstag; la tercera Cancillería del Reich; un museo nacional; y un nuevo edificio para el alto mando del ejército alemán. La Segunda Guerra Mundial comenzó antes de que se pudiera iniciar esta parte del proyecto y aunque no se comenzó a construir ninguno de estos grandes edificios ya se tenían elaborados los planes de ingeniería, se habían adquirido los terrenos necesarios y se habían comenzado a desalojar cerca de 50.000 personas para demoler sus casas.

Por último, al final de la Avenida, se había planificado la construcción de un gigantesco Arco del Triunfo (Triumphbogens) inspirado en el conocido Arco del Triunfo de París aunque mucho mayor, alcanzando los 117 metros de altura, un tamaño tan colosal que se podría encajar el Arco del Triunfo parisino en su abertura.

En este nuevo Arco del Triunfo se pensaba tallar el nombre de los casi dos millones de alemanes muertos durante la Primera Guerra Mundial. El propio Hitler (gran aficionado a la pintura) hizo un boceto para plasmar su idea de como debía ser este "Triumphbogens".

El estallido de la Guerra en 1939 hizo que se decidiera posponer su construcción hasta después de la guerra para ahorrar y reservar materiales que podían ser necesarios para la contienda. Tras la ocupación de Berlín por las tropas soviéticas en 1945, se construyó en el lugar un monumento en memoria de los soldados soviéticos caídos durante la guerra y en el que hay enterrados más de 5.000 soldados, es el denominado Sowjetische Ehrenmal (Monumento Conmemorativo a los Soldados Soviéticos).

El único edificio que se llegó a construir por completo y que ha permanecido casi intacto hasta nuestros días es el Schwerbelastungskörper, un enorme cilindro de hormigón usado por los arquitectos para estudiar la cantidad de peso que podía soportar el terreno sin hundirse. Berlín se asienta sobre un terreno pantanoso y había dudas de si el suelo podría sostener construcciones tan pesadas como el Arco del Triunfo y otros grandes edificios proyectados.
Schwerbelastungskörper

Esta especie de bloque gigante de hormigón fue construido en 1941 midiendo 18 metros de altura y alcanzando las 12.500 toneladas de peso. Las pruebas que se realizaron mostraron que el edificio se hundió 18 centímetros en tres años, muy por encima de lo que se esperaba para que se pudiera considerar una estructura sólida. Hitler ignoró los resultados y mostró su intención de seguir adelante con todos los proyectos de construcción aunque apenas pudo dedicarles más recursos debido al transcurso de la guerra y no se llegó a construir nada más.

Debido a la cercanía de otros edificios, este Schwerbelastungskörper no ha sido demolido y desde 1995 es considerado un edificio histórico protegido.



El proyecto de Welthauptstadt Germania nunca llegó a completarse, sin embargo Hitler mantuvo su idea casi hasta el final. Tras ganar la guerra esperaba celebrar una Gran Feria Mundial en su nueva capital en 1950 para posteriormente retirarse. Aunque no está claro si forma más parte de la leyenda que de la realidad, parece ser que cuando Berlín estaba a punto de caer y la ciudad ya había sido arrasada por las bombas, Hitler comentó la parte positiva del asunto: tras ganar la guerra solo tendría que retirar los escombros y construir esta ciudad utópica de Germania.